Reforma del sistema para la valoración de los daños por accidente de tráfico

 

El 23 de septiembre se publicó la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, conocida como baremo de indemnización por accidente de tráfico.

El objetivo principal de dicha Ley 35/2015 es, por un lado, buscar un justo resarcimiento de los perjuicios sufridos por las víctimas y sus familiares como consecuencia de un accidente de tráfico y, por otro lado, situar a España a la altura de los países miembros de la Unión Europea más avanzados en materia de responsabilidad civil derivada de los accidentes de tráfico.

Este baremo es de gran importancia porque su ámbito de aplicación no se limita al ámbito de los accidentes de tráfico, pues, como ha señalado reiteradamente la jurisprudencia, este baremo es también aplicable, con carácter orientativo, a otros supuestos de daños indemnizables sufridos por las personas, como son los accidentes de trabajo y los daños sufridos por mala praxis médica.

A rasgos generales y con la intención de ir desgranando esta novedad legislativa que ha venido a agitar la actualidad normativa en cuanto a la valoración de los daños, se introduce un nuevo Título IV (arts. 32 a 143) en el Texto Refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, denominado “Sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación”, que consta de dos Capítulos.

El primero se refiere a los criterios generales para la determinación de la indemnización del daño corporal y el segundo incluye las reglas para la valoración del daño corporal y, en sus tres Secciones, se ocupa, respectivamente, de las indemnizaciones por causa de muerte, por secuelas y por lesiones temporales, que tienen su reflejo, respectivamente, en las Tablas 1, 2 y 3 del Anexo.