¿Quién paga al perito médico en caso de accidente de tráfico?

Tras la entrada en vigor el pasado 1 de enero de 2016 de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, (en adelante, Ley 35/2015) conocida también como baremo de indemnización de accidente de tráfico, desaparece el conocido “Auto de cuantía máxima”.

Con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 30/2015 el lesionado por un accidente de tráfico (o su abogado) interponía una denuncia en el Juzgado de Guardia del lugar donde se hubiera producido el accidente. Dicha denuncia, salvo que existiera alcoholemia o imprudencia grave del denunciado, era archivada por el Juez al entender que los hechos no son tan graves como para que se encauzaran por la vía penal.

Iniciar un procedimiento penal a sabiendas de su posterior archivo tenía un objetivo claro, ya que con el archivo del procedimiento penal por lesiones en accidente de tráfico el Juez estaba obligado a dictar un “Auto de cuantía máxima” en el que indicaba la cantidad que como máximo podía cobrar el cliente.

Tras dicho “Auto de cuantía máxima” se incoaba la apertura del procedimiento civil para reclamar la indemnización del cliente.

Para dictar este Auto, el Juez necesitaba un informe médico en el que basarse para indicar los días de sanidad y las secuelas. Por lo que, una vez archivada la denuncia, los abogados solicitábamos que se dictara por el Juez el “Auto de cuantía máxima” y pedíamos, a su vez, que para calcular él mismo, y con carácter previo, nuestro cliente fuera visto GRATUITAMENTE, por el médico forense.

Por lo tanto, de esta manera evitábamos a nuestros clientes el costoso pago de un perito médico privado ya que lo hacía gratuitamente el médico forense.