El esguince cervical o latigazo cervical tras un accidente de tráfico

 

En este post vamos a tratar de explicar en qué consiste el famoso esguince cervical o también conocido como “latigazo cervical”. Lesión más habitual en los accidentes de tráfico.

El esguince cervical es un desgarro de alguno de los ligamentos que une las vértebras cervicales, produciendo dolor en la zona de cuello. A pesar de ello, es muy complicado garantizar que el dolor se debe específicamente al desgarro de un ligamento.

El “latigazo cervical” consiste en la lesión producida por una flexión y extensión brusca y excesiva del cuello. La causa más típica y común es un accidente de coche en el que se produce un impacto por detrás, especialmente si resulta inesperado, de manera que la musculatura está relajada y no frena ni limita el rango de movimiento.

Es preciso señalar, que los estudios científicos han demostrado que en la aparición del dolor atribuido a esguince cervical participan más factores. Estos factores pueden ser; las alteraciones en el mecanismo neurológico mediante el cual el Sistema Nervioso Central procesa los estímulos dolorosos, respuestas de estrés, y factores psicológicos, culturales y sociales, incluyendo los mecanismos de seguro, litigación y compensación de los accidentes de coche.

Los motivos por los que el “latigazo cervical” provoca dolor son:

  • Desgarro de los ligamentos cervicales: motivo por el que se constituye el esguince cervical.
  • Contractura muscular: debido al movimiento brusco e inesperado de hiperflexión/hiperextensión del cuello.
  • Lesión de la “articulación facetaria” en la fase de hiperextensión.

Se parte de la presunción que tras sufrir un accidente de coche en el que se ha producido un movimiento de hiperflexión / hiperextensión del cuello, aparece inmediatamente o a las pocas horas un dolor en el cuello y/o cabeza, con o sin dolor irradiado al brazo, habitualmente con limitación dolorosa de la movilidad y a veces con sensación de inestabilidad o mareo.