¿Podemos reclamar una indemnización por accidente de tráfico si lo hemos sufrido estando borrachos?


Cuando seamos víctimas de un accidente de tráfico tenemos que tener en cuenta, claramente, en que supuestos vamos a poder optar a reclamar una indemnización por las lesiones sufridas como consecuencia de el mismo y cuando no. Por ejemplo, será importante saber si tendremos derecho a indemnización en un accidente de tráfico sufrido estando borracho.

Los supuestos más evidentes en los que tendremos derecho a percibir una indemnización serán aquellos en los que se sufra un accidente de tráfico siendo el conductor pero no el responsable del siniestro o que, por ejemplo, sea un ocupante de un vehículo colisionado. Siempre y cuando existieran daños demostrables como consecuencia del siniestro.

Sin embargo, hay ocasiones en las que el supuesto no es tan evidente y se nos plantean una serie de interrogantes para saber si realmente tendremos derecho a reclamar indemnización alguna.

Puede darse el caso, por ejemplo, en el que usted haya sido el culpable de la colisión pero que, sin embargo, existiera una concurrencia de culpas con el conductor del otro vehículo.

También puede pasar que, por ejemplo, como consecuencia de un accidente de tráfico en el que usted no es culpable se le hiciera un test de alcoholemia y éste diera positivo. En este caso, podrá tener derecho a percibir una indemnización siempre que se le hayan causado unos daños.

Otros escenarios muy típicos son aquellos en los que no lleva el cinturón de seguridad en el momento de la colisión o que su coche no haya pasado la preceptiva ITV o que su coche no esté asegurado. En estos casos también podrá tener derecho a percibir una indemnización por accidente siempre que se le hayan causado unos daños demostrables.

Por otro lado, existen también unos supuestos en los que no tendrá derecho a percibir ninguna indemnización. Vamos a identificar los tres más evidentes: que sea el conductor responsable totalmente del accidente, que el accidente haya sido causado por fuerza mayor o que su coche no tenga pasada la ITV y se demuestre que el accidente ha sido consecuencia en todo o en parte por un error mecánico que podría haber sido evitado si hubiera pasado su vehículo la ITV.